PORTAL DEL SECTOR DE LA LIMPIEZA

Girbau y Elisava crean un nuevo material a partir de la borra que queda en los filtros de las secadoras

Los alumnos de la escuela Elisava de Barcelona y Girbau Lab han creado un nuevo material a partir de los residuos textiles -la borra- que quedan en los filtros de las máquinas secadoras.

El nuevo material, que han llamado Clint, es una especie de cartón que se podría utilizar en ámbitos muy diversos, como las carcasas de memorias USB o el embalaje. Según ha detallado a la ACN una de las alumnas de Elisava, Marta Galofré, la idea del proyecto es "aprovechar un residuo para convertirlo en un recurso" y avanzar así hacia la economía circular. Las pruebas del nuevo producto se han hecho en el Museo Molino Papelero de Capellades y, tal como relata su directora, Victoria Rabal, "es una vuelta a los orígenes, ya que antiguamente se hacía papel con los residuos textiles".

Las máquinas de Girbau lavan diariamente en todo el mundo alrededor de 25.000 toneladas de ropa. En el caso concreto de Cataluña, se estima que las lavanderías industriales generan 1.500 kilos de residuos a la semana. Específicamente, cada lavandería genera unos 18 kilos de residuos semanales. "La mayoría de estos residuos no se aprovechan y van a parar al centro de recogida", lamenta una de las estudiantes de Elisava y participante del proyecto, Marta Galofré. Por ello, Clint se plantea como un paso importante hacia el residuo cero en la lavandería industrial. La directora del Girbau Lab, Mariona Sanz, ha detallado que el objetivo del proyecto es "revalorizar el residuo de la lavandería", de manera que suponga un "punto de partida" en la economía circular y se reduzca así laimpacto medioambiental de las actividades industriales.

De la borra el papel Los alumnos de Materiales Avanzados del Grado en Ingeniería de Diseño Industrial y el Programa de Estudios Simultáneos de Elisava, junto con Girbau Lab, la plataforma de innovación de la empresa Girbau, han creado Clint, son los encargados de desarrollar el nuevo material fabricado a partir de los residuos textiles que quedan en las máquinas secadoras industriales. Clint se fabrica a partir de la borra, es decir, de la recuperación del residuo textil sólido capturado directamente a los filtros de las máquinas secadoras.

El proceso se hace totalmente de manera artesanal en el Molino Papelero de Capellades. La directora del equipamiento, Victoria Rabal, relata que el proyecto "es una vuelta a lo que siempre ha sido la industria papelera desde sus orígenes, que era reciclar y utilizar los residuos textiles, que se volvían a triturar y se hacía papel ". Rabal detalla que la borra proveniente de las lavanderías industriales "contiene una fibra suficientemente buena" y, por ello, "el resultado de la prueba piloto ha sido muy positivo".

Las aplicaciones del nuevo material Elisava y Girbau ya estudian las posibles aplicaciones de este nuevo material, que pueden ser numerosas. Entre otras opciones, Clint podría sustituir el uso de materiales plásticos para hacer carcasas de memorias USB o ser utilizado para papelería o embalaje. por el momento, el nuevo producto es de uso exclusivo para Girbau y para la promoción del proyecto, pero los alumnos de Elisava explican que están "estudiando cómo usarlo para otras aplicaciones en un futuro".