PORTAL DEL SECTOR DE LA LIMPIEZA

Las circunstancias aceleran la implantación de servicios complementarios en las empresas de limpieza

El sector de la limpieza y desinfección afronta el 2021 con la premisa de resolver las nuevas exigencias de higienización y seguridad que ha planteado la crisis sanitaria.

Cualquier parecido entre la actualidad y el inicio del 2020 es pura coincidencia.

Desde Limpieza Inform y principalmente en nuestras editoriales, hemos insistido sobre la necesidad de cambio, el cambio es progreso, pero en este caso el cambio es una necesidad.

Os invitamos a mirar hacia atrás para extraer unas conclusiones que presumiblemente serán unánimes: nuestra rutina diaria, nuestra forma de relacionarnos y nuestros hábitos han mutado. Cambiar es una práctica de progreso, cambiar es básico y quizás en estas situaciones, es fundamental. Cada cierto tiempo nuestro interior nos pide dar un salto, sopesamos y si lo vemos más o menos claro, nos lanzamos. Pero a veces estos cambios vienen forzados. Los actuales lo son, como consecuencia del Covid-19.

Los potenciales clientes nos solicitaran en un 70% desinfecciones extras, tendremos que provocar que la población cambie algunos de los malos hábitos como la aplicación con frecuencia de gel hidro-alcocholico y sustituirlo por productos que sin castigar la dermis y el colágeno de la piel ofrezcan un mayor poder de desinfección como puede ser el agua ionizada. Deberemos imponer las mejoras tecnológicas.

No solo la tónica sino la exigencia es más frecuencia y más desinfección. Porque cambiar implica aprender y la de mantener los virus y gérmenes lejos para minimizar contagios, es una de las lecciones más extendidas de esta pandemia.

Destinar más recursos económicos, humanos y tecnológicos a I+D ha dejado de ser una recomendación para convertirse en imperativo. Las empresas fabricantes de productos deberán esforzarse en desarrollar nuevas formulaciones que sean más respetuosas con las personas y con el medio ambiente.

La tendencia es la limpieza y desinfección sin productos químicos.

Un impacto sin precedentes ha causado a nivel mundial el nuevo sistema de desinfección, desinsectación, descontaminación y control de plagas sin productos químicos.

Este sistema no genera residuos, se trata de una aplicación rápida, el tratamiento es en seco, es inocuo sobre alimentos.

Este sistema además de desinfectar bacterias, virus, hongos, etc controla todo tipo de plagas en todos los estados, adultos, larvas, etc, tanto en interiores como exteriores.

Se trata pues, de un sistema que nos permite no perder de vista que la principal prioridad es asegurar la máxima protección para la salud.

El Comité Europeo de Normalización (CEN) del que ITEL en su día fue impulsor, ha desarrollado estándares para la evaluación de la desinfección que priman conceptos como la ecología y sostenibilidad. Para nosotros la sostenibilidad, está en el centro y desde hace unos años, hemos establecido objetivos medibles.

La realidad post-Covid-19 hará de la limpieza y desinfección una necesidad aún más prioritaria.

 En el año 2021 deberemos continuar innovando para ajustarnos a las exigencias que ya nos plantea la realidad post- Covid y que “harán de la limpieza y desinfección una realidad aún más prioritaria”.

Porque aunque la incertidumbre ha tenido el 2020, esto se disipa cuando miramos de reojo el futuro cercano. En ITEL somos conscientes de la necesidad, del esfuerzo continuo para defender el papel clave del sector en los próximos años. Nuestros retos son precisamente inherentes a los cambios.

Cuenten con nuestro apoyo y colaboración.