PORTAL DEL SECTOR DE LA LIMPIEZA

Como los olores de productos químicos y sus perfumes afectan nuestra salud y bienestar

Afectación directa a la salud mental

Las investigaciones en salud mental y enfermedades neurodegenerativas han llegado a la conclusión de que son los productos químicos de limpieza y sus perfumes los que más afectan en el crecimiento exponencial de este tipo de enfermedades. Durante décadas la gente ha confundido el olor de los productos químicos, sus perfumes, fragancias o los ambientadores con el estado de limpieza de un centro de trabajo y atribuían a estos olores una sensación de ambiente limpio y satisfacción hasta que se ha demostrado que eran la causa de múltiples enfermedades neurodegenerativas.

Aprovechando el día mundial de la salud mental se ha enfatizado sobre todos los aspectos negativos sobre la salud y el bienestar, de las fragancias y olores. A la disfunción olfativa producida por los olores ambientales y fragancias en espacios públicos se le atribuye una gran incidencia en la enfermedad del alzhéimer. También se ha comprobado su incidencia en el Parkinson, lo que ha desencadenado una investigación para demostrar científicamente, como afirma el Doctor Tilo Milne, que esta es una causa comprobada, ya que en el estudio han intervenido diversos científicos y se han rastreado moléculas de olores usando la unidad de espectrometría de masas en el centro de investigación de la Universidad de Manchester.

Otros estudios enlazan los efectos de los productos químicos y sus perfumes con los síntomas de la mayor parte de demencias.

También se ha evidenciado sus efectos en la capacidad cognitiva (incluida la falta de atención, el procesamiento de la información, la toma de decisiones y la memoria). Los patrones del cambio en la función cognitiva se producen a cualquier edad pero su influencia se incrementa tanto en edades tempranas como en edades avanzadas ya que afectan a la patología del envejecimiento, como la enfermedad del alzhéimer.

Otros estudios determinan su influencia en el estado de ánimo y productividad en el lugar de trabajo.

Las fragancias de los productos químicos y ambientadores al revés de lo que hasta ahora se había pensado sobre su aportación al bienestar se ha demostrado que no es así y se le atribuyen verdaderos estragos en las condiciones de envejecimiento.