PORTAL DEL SECTOR DE LA LIMPIEZA

Consejos para mantener las residencias, hoteles, hogares, etc., sin ácaros

Existen por todas partes miles de ácaros que pueden ocasionar alergias, rinitis, conjuntivitis, irritación de la piel… Hay que luchar contra estos seres microscópicos que perjudican nuestra salud.

Cuando realizamos la limpieza e higienización, una de las tareas que figura en nuestras listas es el desempolvado. Es esencial, nos solo para mantener las superficies limpias, sino también para evitar la proliferación de ácaros que convierten el polvo en un caldo de cultivo perfecto para multiplicarse sin parar.

¿De que está compuesto el polvo? No es otra cosa que una mezcla de partículas donde podemos encontrar restos de tierra, piel muerta, metales, plomo, bacterias, polución, resto de insectos, hongos y los famosos ácaros.

¿Qué son los ácaros?

Los ácaros son insectos de la familia de las arañas y aunque no se ven, están alrededor nuestro. Con frecuencia son causantes de alergias, asma, rinitis, dermatitis… Es por este motivo que hay que tomar medidas para evitarlos ya que, no solo es un tema de limpieza, sino de salud.

¿Dónde viven los ácaros?

Los ácaros prefieren lugares húmedos y oscuros, se alimentan de piel muerta, por lo cual las camas, los sofás y los cojines, las alfombras, las moquetas y las cortinas de residencias, hoteles y hogares son los lugares ideales donde se acumulan.

Colchones y almohadas sin ácaros

Hacer las camas justo después de levantarse no es lo más adecuado, así solo conseguiremos que los ácaros encuentren las condiciones perfectas para proliferar más rápido. Dejar aunque sea 20 minutos la ventana abierta antes de hacer la cama, sería lo ideal.

Por lo que hace referencia a los colchones y almohadas, hay que aspirarlos regularmente y a ser posible esterilizarlos una vez al mes y cuantas veces hayan sido usados por personas con procesos virales, gripes o similares, eso puede realizarse proyectando vapor a 160º (temperatura de esterilización) a ser posible con un equipo de inyección de vapor y aspiración.

Otra forma de minimizar los ácaros es lavando las sabanas a una temperatura superior a los 55ºC. Programas industriales a menor temperatura, son posibles siempre y cuando estas sabanas y fundas pasen posteriormente por el calandrado, sería también una solución óptima.

Cuidado con las alfombras y moquetas

Las alfombras y moquetas, acumulan muchos ácaros, es importante pasar la aspiradora periódicamente para prevenir la acumulación de ácaros y una vez al mes limpiarlas con vapor a 160ºC

Cuidado con la decoración

Cuanto más decoración tengamos (libros, figuras…), más polvo se acumula y por lo tanto más ácaros tendremos. Es sólo por ese motivo que se aconseja tener una decoración minimalista.

La limpieza

Jamás deberíamos limpiar en seco porque solo lograríamos dispersar el polvo y no eliminarlo. Siempre hay que trabajar en húmedo, se atrapa mejor el polvo y no lo transportamos. Es por este motivo que hay que humedecer el elemento de limpieza, si es posible con agua ionizada que a la vez que desintegra suciedades, esteriliza químicamente sin dañar ningún soporte.

Textiles aplicados

Con frecuencia a la hora de limpiar los textiles aplicaos pasan inadvertidos y como consecuencia se convierten en el caldo de cultivo perfecto para la proliferación de ácaros, es conveniente la limpieza periódica de cojines, sofás, cortinas y demás textiles aplicados.