PORTAL DEL SECTOR DE LA LIMPIEZA

CUANTIOSOS AHORROS DE AGUA EN LA LIMPIEZA DE INDUSTRIAS ALIMENTARIAS

El uso de nuevas tecnologías de limpieza e higienización reducen entre el 40 y el 90% el consumo de agua en la industria alimentaria 

La industria alimentaria en sus procesos de limpieza e higienización es un gran consumidor de agua y productos desengrasantes e higienizantes. La aplicación de nuevas técnicas de limpieza e higienización “eco-eficientes”, puede suponer un ahorro de agua de entre el 40 y 90%, así como el 100% en algunos casos de productos de limpieza e higienización.

La industria alimentaria es muy variada, y a los largo de nuestros 37 años de trayectoria hemos realizado múltiples asesoramientos, algunos de ellos en los que solo se nos solicitaba reducción de consumos de agua, y otros en los que se nos solicitaba un estudio global de mejoras de eficiencia y productividad.

Estos últimos años la industria alimentaria ha acelerado el interés por mejorar sus sistemas de limpieza e higienización, lo que nos ha permitido acumulación de amplias experiencias.

También AIMIA acaba de realizar un proyecto denominado Ecohigiena desarrollado por este centro tecnológico con el apoyo de Fondos Feder y enfocado principalmente a los ahorros de agua.

Analizados los sistemas de limpieza e higienización de la industria alimentaria, hemos llegado a la conclusión de que la inmensa mayoría pueden reducir de forma considerable sus consumos de agua con la introducción de estas innovaciones tecnológicas.

Hemos desarrollado varias estrategias de mejora de la sostenibilidad de las operaciones de limpieza y desinfección, siempre desde la base de la ecoeficiencia, una de ellas ha sido la utilización del hielo líquido (limpieza criogénica) una técnica que mejora el proceso y que provoca cuantiosos ahorros de agua y productos químicos y que evita los aclarados posteriores.

Hemos habilitado otras pruebas con agua ozonizada, donde el ahorro de agua ha sido de alrededor del 50%, el agua ozonizada actúa 3125 veces más rápido que el cloro y es 184 veces más eficaz. Evitando posteriores enjuagues, y no dejando biofilms que como conocen es una de las preocupaciones más importantes para conseguir estándares de higiene máxima en la industria alimentaria.

También hemos ensayado la limpieza e higienización en base agua ionizada (agua modificada electroquímicamente) la cual disgrega todas las suciedades, tanto tipo incrustación como grasientas, a la vez que esteriliza las superficies a niveles del 99.997%. No precisándose ningún producto químico y eliminando la aportación de biofilms.

Para la limpieza de equipos cerrados, bombas, válvulas, depósitos…etc.  se ha ensayado con ambas técnicas;

Para la limpieza de equipamiento de producción la utilización del vapor seco a 160ºC nos ha aportado una reducción de consumos de agua importantísimo, a la vez que conseguimos con ello una esterilización térmica de las superficies. En algunos ensayos hemos utilizado el vapor combinado con agua ionizada añadiendo a la esterilización térmica antes mencionada la esterilización química del agua ionizada. Consiguiendo la eliminación total tanto de productos químicos de limpieza como de bactericidas.

Cada uno de estos sistemas nos ha permitido conseguir una reducción importante del impacto medio ambiental, en cuanto agua, energía, productos químicos, aguas residuales etc. mejorando los parámetros de higiene más exigentes. Estas técnicas  que ya han sido aplicadas y de las que ya disponemos de amplias experiencias, son mucho más eficientes que las tradicionales y mucho más sostenibles. Por estos motivos es necesario aplicar en la industria alimentaria tecnologías avanzadas de limpieza e higienización.